miércoles, 28 de marzo de 2012

ENTREVISTA: LARA ÁLVAREZ

Con tan solo 25 años, Lara Álvarez afronta con ilusión el nuevo reto de ser uno de los rostros del Mundial de Motociclismo en Mediaset. La periodista, que afirma no importarle "que se me encasille como la cara de las motos", será la encargada de acercar a los pilotos desde el pit lane en cada Gran Premio alrededor de todo el mundo.

Aprovechando la presentación de la cobertura que el grupo hizo en Jerez, Lara Álvarez habló con Vertele para confesar que, lo que más miedo la da, es "meter la pata y que alguien se sienta ofendido por los nervios del directo".

La reportera, que afirma tener "muy buena relación" con Sara Carbonero, con la que se la compara, confirma que las motos ya no son un tema de hombres: "La gente se ha dado cuenta de que tenemos la capacidad de hacer el mismo trabajo", y que cada cambio de cadena le ha hecho mejorar: "ha sido positivo, cada vez con más confianza y dejándome involucrar más con cada proyecto".

¿Ha tenido que 'empollar' mucho para ponerse al día?
Sí, pero sobre todo abrir mucho los oídos a las historias que me cuentan que han vivido los pilotos y mis compañeros Keko, Mela, Ángel y Dennis. Sobre todo la sensación personal de ver la acogida de los pilotos, cómo ellos mismos se abren y te cuentan. Eso vale más que 'empollarte' cualquier historia de las motos.

¿Le gustaban ya las motos?
Sí, aunque es verdad que no he tenido la suerte de trabajar en motociclismo, me gustaban. Me he especializado más en fútbol porque empecé en Marca TV, luego laSexta, después también Deportes Cuatro, pero ahora poder cambiar de deporte, de transmitir otras sensaciones, es fantástico.

¿Y es motera?
Veía el Mundial, pero no tengo moto. Eso sí, no descarto tenerla. Me he sacado el carnet de coche hace un mes porque soy un poco desastre, pero no lo descarto. Además, en la mayoría de los circuitos se desplazan en Vespa.

¿Cómo va a llevar el estar lejos de casa tanto tiempo?
Es una gran oportunidad de viajar por todo el mundo, y también la experiencia, por supuesto, pero sí que echaré de menos a mi familia. Es normal, son siete meses fuera de casa, pero no me separaré del Skype para que vean cómo me va.

Sigue el ejemplo de otras mujeres como Ainhoa Arbizu, ¿ha visto su labor?
Por supuesto, he visto los mundiales que ha retransmitido TVE y tuve la suerte de estar con Ernest Rivera en la presentación en Pingüinos. Me dijo que tenía la suerte de vivir una experiencia inolvidable, y que sin duda me iba a gustar. Le pregunté de todo: cómo tengo que hacer las maletas, cómo tengo que moverme... todo.

¿Le intimida estar en un mundo tan masculino como las motos, donde hay muy pocas mujeres?
Realmente nos cuidan mucho. Personalmente estoy notando muchísimo respeto desde el primer día, a pesar de la novedad y de ser alguien a quien no conocen. Luego nos acostumbramos a vernos. No he tenido ninguna sensación negativa, al contrario.

¿Qué es lo que más miedo le da de este nuevo reto?
Muchas cosas, pero en mi caso, que es la primera vez que voy a retransmitir un Mundial y que posiblemente en algún momento pueda meter la pata, no quiero ofender a nadie, todo lo contrario. Estoy afrontando un proyecto con mucha responsabilidad y no me gustaría que nadie se sintiera ofendido por un nervio del directo o algo parecido. En cuanto a información o la cobertura, de verdad que no nos asusta nada porque vamos muy cubiertos y seguros con el trabajo que hemos realizado hasta ahora.

¿Cree que a la hora de las críticas puede haber un hándicap o una diferenciación por su físico?
La gente al final lo que quiere es ver un buen resultado y un buen trabajo. Quizá al principio era un mundo más de hombres, pero cada vez está más abierto, no sé si por moda o porque realmente la gente se ha dado cuenta de que tenemos la capacidad de hacer el mismo trabajo que hacen ellos.

Se le ha comparado con Sara Carbonero. Ahora que ya la conoce, ¿qué tal el trato personal?
En la redacción nos vemos todos los días y la verdad es que muy bien. Ella, que lo ha vivido, me ha dicho que está convencida de que la experiencia de un Mundial es fantástica e inolvidable; que lo disfrute y lo viva.

¿Le entró el "gusanillo" de la televisión tras participar imitando a Janet Jackson en "Lluvia de estrellas"?
Sí, ahí me llamó muchísimo la atención, porque yo veía a todos los niños bailando y pensaba: no me gusta tanto bailar como lo que hace esa chica, que en ese caso era Raquel Meroño. Al verlo todo desde dentro, los nervios de la presentadora, y teniendo 10 años, pensaba que hacer todos los días eso era un trabajo muy divertido. Cada día algo diferente, sin una rutina o un horario que se repita. Soy muy perezosa con encerrarme en un despacho treinta horas.

¿Se siente afortunada con la carrera meteórica que está viviendo?
Muy afortunada. Desde la primera oportunidad que me dieron en Telemadrid hasta ahora, no he parado. Es mucho esfuerzo también, no es que haya estado de brazos cruzados, pero sí es verdad que si no tienes un padrino o alguien que apueste por ti, es muy difícil sacar la cabeza de alguna forma y tener la suerte de poder trabajar, además, en distintos registros como me han dado a mí la oportunidad hasta ahora.

Este proyecto es casi una sensación de decir no ya he llegado a la cumbre, porque espero que me queden muchos años de probar cosas nuevas, pero sí de decir: 25 años y un Mundial, es muy grande lo que me están ofreciendo.

Y todo ello tras haber pasado ya por cadenas como laSexta y Cuatro
Sí, es verdad. Pero sin menospreciar nada, cada cambio ha sido positivo, cada vez con más confianza y dejándome involucrar más con cada proyecto. Eso te hace crecer a nivel profesional y personal, asimilar un poco todo lo que te pasa y tomártelo muy en serio.

¿Cómo lleva la fama y que le persigan de vez en cuando?
Eso también es parte del trabajo. Al final si eres un personaje de alguna forma público y das la cara estás expuesto a eso. Si se hace con respeto y cariño, que no cuesta nada, no importa.

¿Cuál sería su meta profesional?
De momento, a corto plazo, es hacer lo mejor posible mi trabajo. Espero que todas las expectativas tanto de los espectadores como de Mediaset, Dorna y los pilotos salgan bien y se cumplan. Cruzo los dedos y de verdad que vamos a esforzarnos en eso.

¿Y qué le motiva?
El reto. La adrenalina que va a suponer todo esto. Porque si ya estar en un plató y afrontar un directo da subidón de adrenalina, ni cuento lo que significa estar en el pit lane retransmitiendo todo en directo, viviendo el Mundial desde tan de cerca.

¿Se atreverá a subir a una moto con Randy Mamola como ya hizo Izaskun Ruiz?
Sí. A mí que me propongan cosas que yo estoy dispuesta, lo digo en serio.

También participará en "El Cubo" como ya hizo en "Uno para ganar" ¿Ha grabado ya el concurso?
Todavía no. Grabaremos esta semana y no sé cuándo se emite. Antes ya tuve la suerte de estar en Uno para ganar y también en Pasapalabra, además justo el día de un momento único e histórico: el bote más grande dado en la historia Telecinco. Se lo merecía.

¿Qué programas le gustan de Mediaset?
Mediaset hace muy bien los deportes en general. Aparte, veo bastante la tele. Me encanta Conexión Samanta, 21 Días, Callejeros o Hermano Mayor... Aunque bueno, ahora se ha cambiado de cadena.

Y de la competencia, ¿qué le gusta ver?
Pues veo MarcaGol por todo el cariño que conlleva. También a Enrique Marqués en Futboleros, veía España Directo que ya no está, y por las mañanas me gusta mucho Ana Pastor. Me parece una gran profesional que lo hace muy bien.

¿Cómo definiría brevemente a Rossi, Lorenzo, Pedrosa y Marc Márquez?
A Rossi aún no lo conozco bien. Lorenzo, después de grabar su reportaje, diría que es un personaje dentro y fuera de la moto, y con una doble visión de la vida muy divertida. Pedrosa, nobleza y a la vez timidez. Y con Marc Márquez tengo debilidad, es el primero al que he conocido y es frescura y carisma en estado puro.

Conoce a los futbolistas y ahora también a los pilotos, ¿qué le ha sorprendido más de ellos?
Sobre todo la cercanía que tienen. Y no por los jugadores de fútbol, sino por las dificultades que te pueden poner sus clubes para hacer cosas con ellos. En este caso, tanto los pilotos como los equipos nos han dado todo tipo de facilidades para que podamos trabajar correctamente con ellos, enseñarnos y meternos dentro de la familia. Y como deportistas, tienen un mérito tremendo, claro.

¿Hay algún consejo que le hayan dado y recuerde especialmente para afrontar este nuevo reto?
Ángel Nieto el otro día me dijo que hay que trabajar muy duro, muchas horas y con mucho sacrificio, pero que es una experiencia inolvidable. Que la disfrutara. De la forma que quisiera, pero que la viviera porque esto se me va a quedar de por vida en la retina.

Izaskun Ruiz, Ainhoa Arbizu y Desirée Ndjambo terminaron enganchadas a las motos. Lleva una semana con el Mundial, ¿siente lo mismo?
Totalmente, sin duda. De hecho, cuando las veía en las conexiones se notaba ese buen 'feeling' a la hora de contarte las cosas, y pensaba en si esa sensación de buen rollo y lo que estaban difrutando, hasta qué punto sería verdad. Luego, cuando llegas aquí y ni siquiera has estado en un gran premio, porque sólo he estado en los tests, ves que el trato y el enganche es increíble.

¿Teme encasillarse y que se le vea sólo como el rostro de las motos?
No creo. Hasta ahora he hecho varias cosas, el mundo de las motos llega de golpe y es una oportunidad fantástica para hacer algo nuevo. Pero si se me encasilla tampoco me importaría, está muy bien ser la cara de las motos. Sería fantástico, tampoco me ofendería ni mucho menos.

Por último, ¿mantendrá algún tipo de contacto más cercano con los seguidores?
Sí, tendremos blog, que el mío se llamará "Mi primera vez", y ojalá tenga tiempo para poder seguir siendo activa en Twitter.

Vía Vertele

No hay comentarios:

Publicar un comentario